MUERA EL COCHE, VIVA EL HOMBRE!!!

ESTE ANUNCIO NO FORMA PARTE DE UNA CAMPAÑA ANTITABACO, NI ES OTRA PIRUETA COSMÉTICA CONTRA LA CONTAMINACIÓN DE LOS SECUACES DE JOAN SAURA; SINO QUE VA DIRIGIDO DIRECTAMENTE CONTRA ESA MONSTRUOSA FÁBRICA DE ESTÚPIDOS SOBRE RUEDAS, A LA QUE LA “MASA” RINDE CULTO Y PLEITESÍA.
seguirasmatandoHay algo más estúpido que la imagen de esos adolescentes ociosos y aburridos deambulando con su motillo(un regalo de su papá pa que no moleste en casa), de “peña” en “peña” quemando gasolina por quemar. Hay algo más estúpido que la imagen de ese papá orgulloso de que en su flamante y todopoderoso 4×4 le quepa toda su familia, adminículos incluídos. Y que ese mismo papá conozca más a su coche que a su hijo de la moto tocahuevos. Y hay algo más estúpido que la mamá, esposa del papá, llevando a los niños pequeños al cole “privado” con ese dichoso 4×4, pues papá coge el Mercedes para ir al trabajo, faltaría más!
Hay algo más estúpido que esos estúpidos. Y sin embargo ESO se ha convertido en un modelo social para infinidad de familias.
Creo yo que si hay algo que ha hecho más mal a aquella “vieja solidaridad de clase” es el uso y el abuso egoista del “coche privado”, convertido en la actualidad, más que el vestuario, en la auténtica “piel social” del individuo.
Pocos son los que se atreven a alzar la voz, pero aquí adjunto tres andanadas “variopintas”. La primera de un poeta del underground barcelonés de los 70’s, Albert Subirats, con la claridad utópica y radical de aquellos tiempos. La segunda de un  gran escritor, guía espiritual de aquellas generaciones, Herman Hesse en su libro “El lobo estepario”. Y para acabar parte de un manifiesto contra el coche del colectivo verde anarquista “Re-evolución”:

(Escolta els ximplets de la motocicleta
  solcant l’espai dels timpans)
I pensar que sóc alimentat per tot això
per tota aquesta merda del progrés
inlliure d’escollir els sons amb que nodrir-me
inlliure d’escollir les Imatges que mamar
brut de no volguts contactes
infectat per tota mena de paràsits
constantment agredit per la pol-lució visual i sonora

(Escucha a los chalados de la motocicleta
surcando el espacio de los tímpanos)
Y pensar que estoy alimentado por todo ésto
por toda esta mierda del progreso
privado de escoger los sonidos con que alimentarme
privado de escoger las Imágenes que mamar
sucio de contactos no queridos
infectado por todo tipo de parásitos
constantemente agredido por la polución visual y sonora
……………………………………………………………………………………………
“Me encontré arrebatado, en un mundo agitado y bullicioso. Por las calles corrían los automóviles a toda velocidad y se dedicaban a la caza de los peatones, los atropellaban haciéndolos papilla, los aplastaban horrorosamente contra las paredes de las casas. Comprendí al punto: era la lucha entre los hombres y las máquinas, preparada, esperada y temida desde hace mucho tiempo, la que por fin había estallado. Por todas partes yacían muertos y mutilados, por todas partes también automóviles apedreados, retorcidos, medio quemados; sobre la espantosa confusión volaban aeroplanos, y también a éstos se les tiraba desde muchos tejados y ventanas con fusiles y con ametralladoras /…/
El caso es que lo principal estaba claro: había guerra, una guerra violenta, racial y altamente simpática, en donde no se trataba deemperadores, repúblicas, fronteras, ni de banderas y colores y otras cosas por el estilo,más bien decorativas y teatrales, de fruslerías en el fondo, sino en donde todo aquel a quien le faltaba aire para respirar y a quien ya no le sabia bien la vida, daba persuasiva expresión a su malestar y trataba de preparar la destrucción general del mundo civilizado de hojalata.
Vi cómo a todos les salía risueño a los ojos, claro y sincero, el afán
de destrucción y de exterminio, y dentro de mí mismo florecían estas salvajes flores rojas, grandes y lozanas, y no reían menos. Con alegría me incorporé a la lucha.”
………………………………………………………………………………………………….
“El automóvil -al igual que el resto de la tecnología- no es algo neutral. El coche en sí lleva implícito un modelo de sociedad, un modelo de disposición de la población, un modelo de urbanismo, una forma individualista de transporte, una determinada relación del ser humano con la velocidad y el ritmo, etc. El coche privatiza el espacio público: se lo roba a las personas. El coche convierte las poblaciones donde vivimos en algo muerto enterrado bajo asfalto, lleno de smog Los coches hacen de las comunidades, zonas masificadas, donde la libertad es coartada en todos los sentidos. El coche militariza la calle con su disciplina y la uniformidad del tráfico. Las poblaciones se hacen a la medida de las máquinas y sus velocidades estresantes, y no a la de las personas. El coche es un mecanismo de control: despeja la calle. Es un mecanismo contra la convivencia y el juego: convierte en la calle en mero tránsito matando las posibilidades en ella de ocio, encuentro, fiesta, organización esporádica de eventos, juegos… siembra asfalto donde podía haber árboles frutales y vida comunitaria. El coche, además, crea las distancias: aleja las cosas y las personas mediante el urbanismo. El coche crea la disposición de la sociedad en el espacio, se hace así mismo imprescindible, por ejemplo, al poner tu lugar de trabajo a una hora en coche de donde vives…
El “derecho a tener coche” niega el “derecho a no tenerlo” y niega a la naturaleza su derecho mismo a existir.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: