CIVISMO, el cinismo del poder municipal.

OsEstanGobernando!
De nuevo nos ponen más cámaras para espiarnos, más control a bajo precio, solicitadas por el Ayuntamiento de Barcelona. Hace apenas unos días el Sr. Hereu (Cast: Heredero), ante los pobres resultados de las encuestas electorales, nos deleitaba con un inflamado discurso sobre el descrédito orquestado que según él cae sobre Barcelona. No nos sorprende, como en otras ocasiones, un gesto autoritario (represivo) se combina con otro tocando la parte sensible del ciudadanismo, aquel que llegó al orgasmo en el 92. Nos recuerda aquella imagen de Quo Vadis?, donde Nerón (Peter Ustinov), cantaba sus poesías mientras echaba las culpas del incendio de Roma a los cristianos. La culpa de la deriva, en el peor sentido de la palabra, de Barcelona sólo es de quienes imponen su poder económico y político (2 en 1). Ya no se trata de prostitución de la carne sino de la urbanística que se ofrece a la especulación inmobiliaria y al negocio turístico. Barcelona pretendió ser la capital del diseño, de la solidaridad y ahora lo pretende de ese “progrom” del civismo. Cuando el poder actúa, lo hace despojando a la persona de su humanidad, lo cosífica, lo vuelve objeto. Así es más facil actuar de forma contundente. En la antiguedad fue el “chivo expiatorio” o las brujas, después el negro o el judio, hace poco el xarnego o el catalán, el moro o el okupa, ahora es el Incívico, ese concepto de la neolengua que va a penalizar actitudes o comportamientos, pero que indisociablemente van asociados casi siempre a status social. Molestan los jóvenes que hacen botellón barato para divertirse o la puta que vende sexo en las calles, no los pijos que van al antro fashion o la furcia que se anuncia en los periódicos.Barcelona és bona si la bossa sona!

Frente a la criminalidad del incivismo, el civismo opone su estupidez, su discurso vacío y chato, su renuncia a la vida, su miedo atávico. Y sin embargo “nosotros” no hemos sabido darle la vuelta a ese discurso, mostrando sus mentiras oponer un discurso potencialmente revolucionario.

“Se habla mucho de «fuerza revolucionaria». Habría que distinguirla de la potencia revolucionaría. Fuerza revolucionaria es, en efecto, aquello que inspiró el golpe mortal dado por Pino Pelosi a Pasolini, con todo el odio de clase ahí inscrito. Fuerza revolucionaria es también lo que hace atreverse a dos chulos a robar a mi madre dos candelabros, y a amenazarla, con la falta de respeto por la propiedad privada que ahí se indica. Potencial revolucionario supondría, en cambio, la existencia de una clase que no sólo odia a su opresor, sino que sabe como combatirlo, y como hacer desaparecer los elementos cuya supresión es tecnicamente necesaria para permitirle cometer todos los delitos.” Leopoldo Maria Panero
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: